Patrocinio

Nuestro programa de patrocinio ha sido la principal fuente de ingresos para El Hogar durante muchos años. Aunque el programa ha cambiado y continuará desarrollándose mientras las necesidades de nuestros estudiantes evolucionan, seguiremos dependiendo de las donaciones de nuestro círculo de amigos y seguidores para asegurar que la comunidad de El Hogar pueda crecer y causar un impacto positivo en la vida de estos niños.


Patrocinar un Niño

CANTIDADES:
  • $75/mes ($900/año)
  • $150/mes ($1,800/año)
  • $200/mes ($2,400/año)
  • $450/mes ($5,400/año)
BENEFICIOS:
  • Una foto e información sobre el niño apadrinado
  • Una carta por año de su niño apadrinado
  • Un marcapágina de edición limitada por año

Donaciones Sin Restricciones

Donaciones sin restricciones es uno de las formas más efectivas de apoyar a El Hogar. Hay muchos gastos que tenemos que cubrir cada año de comida, artículos médicos, y el mantenimiento de nuestros centros, salarios para el personal y mucho más. Una donación sin restricciones nos permite aplicar su donación donde más se necesita y es la mejor manera de apoyar toda la operación de El Hogar.

Donación en Acciones

Donaciones de valores apreciados son una forma inteligente y sencilla de maximizar la eficacia de sus donaciones caritativas a El Hogar. El proceso es fácil y le brindamos toda la información que necesita a través del enlace a continuación. Si las acciones o los fondos mutuos que ha tenido durante más de un año han aumentado de valor, podría considerar el uso de estos activos, en lugar de efectivo, para financiar sus donaciones.


Estados Unidos 🇺🇸

Si vive en los Estados Unidos y quiere donar capital a El Hogar, por favor llamar a nuestra oficina a +1-781-729-7600 para instrucciones de como transferir acciones.

Canada 🇨🇦

Si vive en Canadá y quiere donar por favor haga clic aquí para más información.

DONAR>

El Hogar Ministries, Inc. es una organización exenta de impuestos sin fines de lucro 501(c)(3). Todas las donaciones hechas a El Hogar Ministries son completamente deducibles de impuestos en acuerdo a lo que permite la ley. Nuestro número de identificación fiscal es: 043-580-644. El Hogar Ministries se subscribe al Association of Fundraising Professionals Donor Bill of Rights y E-Donor Bill of Rights. El Número de Registro para El Hogar Projects (Canadá) es: #82912 1110 RR0001. Estamos comprometidos a proteger la privacidad de nuestros donantes; no compartimos, vendemos, o alquilamos listas de donantes a otras organizaciones.


Legado de Esperanza

El Legado de Esperanza incluye cualquier persona que ha recordado El Hogar con una donación de legado – en el pasado o en el futuro.

Donaciones de Legado:

Asegurar el futuro de nuestros programas:

  • Continuando a brindar el regalo de esperanza para niños en situaciones vulnerables en Honduras
  • Ayudar la adición de programas para enriquecer la experiencia de escuela
  • Continuando a asegurar una educación de la más alta calidad
¿Qué tipo de donación puedo hacer?

Las donaciones planeadas pueden tomar muchas formas:

  • Una cantidad designada en su testamento y donada a El Hogar Ministries o El Hogar Projects (Canadá)
  • Un porcentaje o el resto de su herencia
  • Un Fondo de jubilación Individual
  • Seguro de Vida
  • Acciones y Bonos
  • Anualidad de Donación Caritativa
  • Fideicomiso Caritativo Restante

Café Para y Desde Honduras

Esperanza Dulce – Honduras Orgánico – Apoyando El Hogar $16.00 USD

MORU Coffee Roasters dona el 100% de las utilidades de las ventas de este café destacado de Honduras a El Hogar para beneficiar a los niños hondureños. Un maravilloso café tostado para destacar las fragancias y aromas de jazmín y flor de cafe. El resultado es un café con cuerpo suave, agradable, con sabores de leche de almendras, chocolate, y pera y un acabado limpio en el paladar.

ORIGEN:

Honduras, Catracha Coffee Project,
Santa Elena, La Paz

ALTURA:

1500 – 1640m (4,921 – 5,380ft)

PROCESO:

Totalmente Lavado y Secado por Sol

CULTIVAR:

Bourbon, Catuaí

Aprendiendo Unos de Otros

Una historia de una partidaria de El Hogar por Patricia Roeser

Como profesora de educación especial jubilada, me sentí honrada cuando la Profesora Karla, la maestra de lectura, me pidió apoyo en una de sus clases de recuperación. Aunque estaba durante una semana de vacaciones, algunos estudiantes no habían hecho bien en sus exámenes, pues algunos maestros se habían ofrecido su tiempo a trabajar con los estudiantes por unos dias.

No estaba segura de qué esperar pero encontré a los estudiantes sentados pacientemente en tres mesas rectangulares, separadas por grado. Profesora Karla me explicó rápidamente cual lección estaba enseñando. Primero iba a tener los nueve estudiante del quinto grado turnarse leyendo la historia, “El Trabajador y el Tigre”, una leyenda de India en el lector Basal de quinto grado. Ella dijo que necesitaban practicar “Causa y Efecto” y escribirse cualquier palabras de vocabulario que no sabían mientras estaban leyendo. Después de terminar leyendo y discutiendo la historia, debían enumerar las palabras en orden alfabético entonces usar diccionarios para buscar y escribir definiciones de cada palabra.

Tragué, preguntándome si mi español era suficiente para manejar esta tarea con éxito, pero Profesora Karla fue a trabajar con sus estudiantes de tercero, y cuarto grado dejándome sola! Así que tomé un salto de fe, y me metí de lleno. Los estudiantes leyeron los párrafos hábilmente y con entusiasmo, volviéndose impacientes solamente si el próximo lector perdió su lugar, o tropezaron con una palabra. Fui siguiendo con mi dedo locamente, a veces no entendiendo en detalle que estábamos leyendo! Después de unos párrafos, conté a los estudiantes que no entendí completamente de qué trataba el párrafo pasado, y uno de los estudiantes resumió rápidamente. A veces no entendía el resumen pero era bueno fingiendo! Por fin terminamos con la leyenda y una pequeña discusión, entonces nos podiamos enfocar en las tareas de vocabulario. Para mí este fue mucho más fácil de manejar y explicar, y cada estudiante trabajó independientemente con las palabras.

Mientras fui enseñando un poco de comprensión, pronunciación, y como usar diccionarios, sentí que había aprendido de ellos tanto como ellos habían aprendido de mí. Aprendí que estos estudiantes de quinto grado en El Hogar tenían ganas de aprender, ya habían aprendido muchas habilidades académicas, respondían bien a la estructura, y eran pacientes con una profesora con habilidades de Español limitadas. Aunque habían otros estudiantes jugando fútbol y con tiempo libre afuera, estos estudiantes persistían con sus estudios y demostraron buena concentración. Fue una experiencia alegre y humillante trabajar con esos niños, y tengo un gran fe que continuarán a madurar y desarrollar como ciudadanos jóvenes de Honduras.


Stay Connected